¿QUÉ ES KRAV MAGA?

El Krav Maga (que se pronuncia como se escribe, pero con acento agudo en la última “a”), y que en hebreo significa “lucha de contacto”) es un sistema de defensa personal sencillo, agresivo, fácil de aprender y fácil de recordar. El entrenamiento en Krav Maga se concentra en principios en vez de en técnicas, porque no hay dos ataques que sean iguales, como no hay dos personas iguales, y, de hecho, la misma persona, enfrentada con una amenaza determinada, reaccionará de manera distinta de un día a otro.

Krav Maga, el sistema oficial de defensa personal de las Fuerzas de Defensa de Israel, te ofrece un método fácil de aprender, pero muy eficaz, que hace hincapié en movimientos instintivos, técnicas prácticas y situaciones realistas de entrenamiento.

El Krav Maga, basado en el principio de que es mejor pasar lo más rápidamente posible de la defensa al ataque, enseña maniobras de liberación rápida combinadas con potentes contraataques. Ya se sea grande o pequeño, hombre o mujer, joven o viejo, es posible emplear el Krav Maga para protegerse explotando las vulnerabilidades del agresor. Aprender Krav Maga te dará la puesta en forma, capacidades y confianza en ti mismo para sentirte más seguro y protegido cada día.

La esencia del Krav Maga puede entenderse definiendo algunos de estos principios. Entre los principios que constituyen el sistema del Krav Maga se encuentran los siguientes:

  • Las técnicas deben ser movimientos basados en instintos naturales.
  • Las técnicas deben afrontar el peligro inmediato.
  • Las técnicas deben defender y contraatacar simultáneamente.
  • Una defensa debe funcionar contra diversos ataques.
  • El sistema debe integrarse, de modo que los movimientos aprendidos en un área del sistema complementen, en vez de contradecir, los movimientos de otra área.
  • Las técnicas deben ser accesibles a las personas normales, no sólo a atletas.
  • Las técnicas deben funcionar desde una posición de desventaja.
  • El entrenamiento debe incluir la tensión experimentada en ataques reales.

Estos principios guían nuestro entrenamiento y nuestra evaluación de técnicas. Cuando encontramos un punto débil en una técnica, o cuando consideramos una variante, hacemos preguntas basadas en estas pautas. Por ejemplo, si un instructor sugiere un cambio en una técnica, no lo probamos con nuestros mejores atletas; nos dirigimos a algunos de nuestros estudiantes menos atléticos y vemos si pueden realizar la nueva técnica (principio: las técnicas deben ser accesibles a las personas normales).

Al juzgar una técnica defensiva, medimos su efectividad por lo bien que funciona si nos retrasamos (principio: las técnicas deben funcionar desde una posición de desventaja). Si la técnica sólo funciona cuando nos adelantamos o cuando estamos preparados, entonces buscamos algo mejor.

Es en esto en lo que el Krav Maga es distinto. Desde luego creamos ejercicios y métodos de entrenamiento que limitan las opciones del estudiante… pero constantemente (¡nuestros estudiantes dirían que obsesivamente!) les recordamos que no deben pelear siguiendo las reglas. Por ejemplo, deben tratar de separarse y liberarse, o encontrar un objeto que emplear como arma. No tenemos ningún interés en demostrarnos a nosotros mismos o al atacante que podemos realizar una técnica en particular. Nuestro único interés reside en volver a casa sanos y salvos.

El Krav Maga carga la mano en lo “marcial” y no mucho en el “arte”. No siempre es bonito lo que hacemos, pero funciona. Preferimos describir el Krav Maga como un “sistema de tácticas defensivas”: un método táctico y lógicamente bien fundamentado para afrontar enfrentamientos violentos.

El sistema de Krav Maga integra el ejercicio físico y la auto protección como ningún otro sistema, aportando un ejercicio físico que acentúa la tonificación muscular y mejora dramáticamente la fuerza y energía. Las clases de auto protección de Krav Maga son un trabajo de todo el cuerpo. Su instrucción resulta tan  sencilla y efectiva al nivel de sistema de auto protección como completa a nivel de Fitness que cualquier el alumno puede llegar a ser capaz de utilizar el Krav Maga en unos meses.

¡Y lo creas o no, te lo pasaras tan bien que querras repetir!